Páginas

lunes, 28 de julio de 2014

Tarta de Zanahoria y Chocolate Blanco

Tocaba hacerle una tarta a mi hermana, que hace unos días fue su cumple y nos reunimos ayer para celebrarlo. Ya os he comentado más veces que desde que hice la primera tarta casera, ya no admiten tartas compradas... La verdad es que hay pastelerías que hacen unas tartas divinas, pero después de varios cumples, y dado que no renuevan mucho los "modelos" ya las has probado todas y te cansan, como todo!!!.

Intento que cada tarta sea diferente, por aquello de innovar e ir probando, ya que mi producción se reduce a estos momentos especiales. Yo no vendo lo que hago, porque son creaciones de una mera aficionada a la que no le da nada de pereza engancharse a la kitchen y al horno, aunque en la calle el calor sea insoportable... Qué lista!!! Eso es lo que tiene tener aire acondicionado en la cocina, porque yo soy de las personas que soportan nada de nada el calor, me aplana y me pone de mal humor.

Esta vez probé a hacer la Tarta de Zanahoria de Divina Cocina, pero la cubrí con ganaché de chocolate blanco, ya que su propuesta es una crema de queso con chocolate blanco, pero a una de mis hermanas no le gusta nada, nada el queso, por mucho que vaya disfrazado.

Ingredientes:
- 300 gr. de harina (yo usé de repostería)
- 300 gr. de zanahoria rallada muy fina
- 150 gr. de azúcar
- 150 gr. de azúcar moreno
- 4 huevos
- Una pizca de sal
- 1 cucharadita de levadura Royal
- 1 cucharadita de bicarbonato
- 1 cucharada de vainilla
- 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
- 1 golpe de clavo molido (Ups!! Yo no tenía, así que no lo usé y no pasó nada de nada)
- 1 cucharadita de canela en polvo
- 200 ml. de aceite de girasol
- Un puñado de uvas pasas, previamente hidratadas, espolvoreadas con harina (Yo las hidraté con agua, pero podéis hidratarlas con un licorcillo para darle un toque ...)

Elaboración:
* Primero batí los huevos con el azúcar (las dos: blanquilla+moreno)
* Cuando la mezcla estaba cremosa, añadí poco a poco el aceite, sin dejar de batir y después la vainilla.
* Tamicé en un bowl todos los ingredientes sólidos: Harina, pizca de sal, bicarbonato, levadura, jengibre, canela y clavo (yo no lo usé porque solo lo tenía sin moler).
* Puse la pala de amasar a la amasadora y fuí añadiendo los elementos sólidos poco a poco.
* Cuando ya estaba todo bien mezclado añadí las zanahorias, y, por último, las pasas.
* El horno ha de estar precalentado a 180º
* Engrasáis el molde que vayáis a usar (Yo usé uno desmontable de 28 cm. Si usáis uno pequeño, tendréis que hacer dos hornadas...)
* Tiempo de meterlo en el horno con calor arriba y abajo y sin aire. Mi bizcocho tardó en hornearse una hora exactamente. Estuve pendiente de él para que no se tostase demasiado por la parte de arriba, ya sabéis que suele ocurrir, así que cuando me pareció que el colorcillo ya era bonito de sobra, lo cubrí con un trozo de papel albal)
* A dejarlo enfriar para luego rellenarlo. Lo dejé de un día para otro, tapado con papel de aluminio, pero no lo puse en la nevera, porque la verdad es que no tenía sitio... ja ja ja ja ja





* Lo corté por la mitad para rellenarlo de ganaché de chocolate blanco. Lo cubrí con ganaché y lo espolvoreé con varios chocolates (no digo que lo adorné porque lo hice sin orden ni concierto... je je je je je je)

* Os dejo el enlace a la receta de ganaché de chocolate blanco que publiqué ya hace bastante:


(NOTA: Yo hice la proporción del ganaché tal y como está en mi receta, hay personas que dicen que con el calor conviene hacerlo con más cantidad de chocolate, pero la verdad es que a mi no me dio ningún problema)

Y este fué el resultado final con su corte correspondiente... Las tuve que cazar al vuelo!!!





Un bizcocho jugoso, jugoso... mmmmmmm



No hay comentarios:

Publicar un comentario