Páginas

martes, 24 de marzo de 2015

Mona de Pascua


Tardo, tardo y tardo de una receta a la otra. Primero porque no tengo casi tiempo y segundo porque me lo zampo todo... ja ja ja ja ja.
Mi amiga Mª Rosa, me ha pedido una receta de Pascua que no fuesen torrijas y me he animado a hacerla. Igual lo que necesito es que me vayan dando empujones de tanto en tanto para que me ponga las pilas y me meta a publicar recetas en el blog... Bendita vagancia!!!
Os he buscado un poquillo de información sobre esto de las monas, para que no me digáis que nunca explico nada. Aunque es un copy-paste en toda regla, así que lo que se dice explicar tampoco es que lo explique yo, os dejo abajo el link de donde lo saqué. Hay mucha información en la red, pero tampoco quería llenar hojas y hojas ya que si queréis hacer la receta, supongo que iréis al grano, como yo...

La severa y rigurosa abstinencia que antiguamente caracterizaba al período de Cuaresma introdujo entre los cristianos la costumbre de bendecir el sábado santo todos los huevos recogidos desde el miércoles de ceniza para repartirlos entre los amigos el día de Pascua. En algunos lugares se pintaban de rojo (en recuerdo a la sangre derramada por Jesús), amarillo y otros colores. En Francia la costumbre era presentar al rey después de la misa del Domingo de Resurrección cristiano unas pirámides de huevos dorados, que el monarca repartía entre la corte. En cuanto a la etimología del nombre hay quienes defienden que proviene de munus, que significa "regalo" en griego.

Durante varios siglos, en Cataluña, Valencia y Baleares, al llegar la Pascua, los pasteleros cocinaban unos bollos de harina, huevo y azúcar al horno, con uno o varios huevos duros incrustados en la superficie, que los padrinos regalaban a sus ahijados dándone el nombre de "mona de Pascua". Hoy en día el huevo y el roscón han sido reemplazados por figuras de chocolate que van desde el tradicional huevo a otras más imaginativas: auténticos primates, personajes de dibujos animados, jugadores de fútbol... ¡Y algunas pueden medir hasta dos metros de altura!
http://www.muyhistoria.es/h-antigua/articulo/ique-es-la-mona-de-pascua )

Y vamos con la receta y nos dejamos de historietas.

Ingredientes:

Para hacer la mona, primero tenemos que hacer un prefermento o masa madre, ésta la haremos el día anterior a la elaboración final, para esto necesitamos:
- 50 gr. de harina de fuerza
- 5 gr. de levadura fresca de panadero
- 30 gr. de agua tibia.

Para la masa en sí, estos son los ingredientes:
- 200 gr. de harina de fuerza
- 5 gr. de levadura de panadero
- 2 huevos
- 70 gr. de azúcar
- 40 gr. de aceite de oliva virgen
- La piel rallada de un limón (sólo la parte amarilla)
- 15 gr. de agua de azahar (si no os gusta el sabor, podéis prescindir de ella)
- La correspondiente pizquita de sal.

Para decorar:
- 1 huevo batido para pintar antes de meter en el horno.
- Azúcar
- Huevos enteros para que se cuezan con la masa en el horno (Aún no se si los pondré, tengo la masa levando...)
- Anises o fideos de colores.

Elaboración:

Masa madre:
* Disolver la levadura en agua tibia
* Añadir la harina
* Mezclamos todo bien, sin necesidad de amasar, y lo dejamos en un recipiente tapado hasta el día siguiente.
Os enseño el antes y el después:


Elaboración de la masa:
Lo primero que quiero decir es que ésta masa es bastante pegajosa, si la hacéis a mano os va a dar bastante trabajo amasarla. Yo no tenía mucho tiempo para amasar, así que la hice en la amasadora. Dicho esto paso a relatar los pasos.
* Ponemos en un cuenco grande la harina tamizada
* Añadimos la levadura desmenuzada
* Ponemos en el medio la masa madre y los huevos ligeramente batidos.
* Con ayuda de una rasqueta o una espátula comenzamos a unir todos los ingredientes.
* Añadimos la ralladura de la piel del limón, el aceite y la pizca de sal.
* Cuando esté todo bien mezclado, pasamos a la encimera y amasamos hasta obtener una masa homogénea. Podemos intercalar amasados con tiempos de reposo.
* Hacemos una bola y la dejamos tapada con un paño de algodón dentro de un recipiente. Aconsejo que el recipiente se engrase ligeramente con un poco de aceite, ya que si no será difícil despegarla después de levar.
* El tiempo de levado, para que doble su volumen, depende de las condiciones del lugar en que lo dejemos, la temperatura, humedad, etc... En mi caso le llevó casi tres horas, no desesperéis si veis que tarda, que al final siempre sube.



A mi se me olvidó engrasar el recipiente... Ups!!!

* Una vez que la masa ha levado, primero nos mojamos las manos con aceite para poder cogerla. Después apartamos un trozo cortándolo con una rasqueta o un cuchillo bien afilado.
* Le damos forma de rosca o roscón, cuidando de que el agujero no quede muy pequeño, para que no se cierre, y la colocamos en la bandeja en la que irá al horno, en el que habremos puesto papel de hornear.


* Si no queréis hacerla con forma de roscón, también la podéis hacer como un bollo redondo, a gusto del consumidor.
* La volvéis a tapar con el paño de algodón para dejarla levar (Hoy hace frío y tardó casi tres horas).
* A mitad del levado, podéis adornarla a vuestro gusto, usando el trocito que dejamos aparte, y también es el momento de colocar el o los huevos que queramos ponerle. Yo sólo le puse uno porque lo que me gusta es el bollo en si... Ñam!!! (No hace falta que diga que los huevos hay que limpiarlos muy, muy bien)


* Volvemos a taparla con el paño para dejarla levar del todo.
* Cuando veamos que ya está podemos aprovechar para encender el horno, a 175º con calor arriba y abajo, sin aire.
* Pintamos la mona con huevo batido. La espolvoreamos con azúcar y con anises de colores (Yo a parte del azúcar le añadí un poquito de agua para amalgamarla, como en los roscones de reyes, y luego espolvoreé una poca más)


* Y al horno con ella, la colocáis en la parte más baja preferiblemente. En unos 20/22 minutos la tendréis lista, si queréis que se tueste un poco más que la mía la dejáis un poquito más pero vigilando para que no se queme.

* Et voilá





Ñami. ñami