Páginas

jueves, 10 de diciembre de 2015

Roscos de Vino de Málaga. Versión II



Ya os dije que había que probar con otra fórmula, y ésta la encontré en tú eres el CHEF. A los minizampis les gustó más, son más suaves que los de la versión anterior.

Yo usé la mitad de los ingredientes y me salieron exactamente 10 roscos grandes y un agujero, porque usé el cortador de donuts, que siiiiiiiii, que esta vez me paré a buscarlo y me dejé de experimentos...

Ingredientes:
- 400 gr. de harina de repostería
- 200 gr. de almendras molidas (yo usé almendra marcona molida)
- 200 gr. de azúcar (yo le puse azúcar glas, aunque la receta original es con blanquilla)
- 150 gr. de aceite de oliva virgen.
- 40 gr. de anís dulce (Ánda!! no me fui a encontrar una botella de anís del mono???)
- 150 gr. de vino Málaga Dulce (Podéis utilizar cualquier vino dulce, yo los hice con un Pedro Ximenez que quita el sentío de lo rico que está)
- 1 cucharadita de canela en polvo
- 1 cucharadita de anís en grano o matalahúva)
- La piel de un limón (sin la parte blanca, como de costumbre)
- 15 gr. de sésamo tostado (ajonjolí). Aquí bajé un pelín la cantidad...
- La ralladura de la piel de medio limón (no queremos la parte blanca, porque amarga)
- Una pizca de sal
- Azúcar glas para rebozarlos.

Elaboración:
* Ponemos el aceite en una sartén a calentar. Cuando esté caliente lo retiramos del fuego y añadimos la piel del limón (yo la corté en trocitos y la apreté un poquito para que diese más sustancia) y el anís o matalahúva. Lo dejamos para que atempere.



* Mezclamos la harina, la almendra molida, el azúcar, la canela, el ajonjolí o sésamo tostado, la ralladura de limón y la sal y mezclamos bien con una cuchara.



* Le toca el turno al anís y al vino. Volvemos a mezclar bien.
* Cuando el aceite esté a temperatura ambiente, lo colamos y lo añadimos a la mezcla anterior (huele divinamente entre el limón y el anís). Mezclamos bien con una cuchara de madera o una espátula y acabamos amasando a mano hasta que obtengamos una masa homogénea.
* Dejamos la masa reposar en un recipiente tapado con un paño de algodón o film por espacio de unas dos horas (confieso que no calculé el tiempo).
* Precalentamos el horno a 200ºC (mi horno nuevo es una fiera, así que creo que la próxima vez lo haré a sólo 180ºC).
* Estiramos la masa con ayuda de un rodillo, la receta pone que los dejemos de unos 1,5 cm de grosor, pero yo los dejé a 1 cm. ya que es la altura máxima que tienen mis varillas niveladoras. 




Hacedlo encima del tapete de horneado o del papel de horno, porque si no es difícil pasarlos a otra superficie ya que es una masa blandita.
* Los cortamos y dejamos espacio entre ellos, porque siempre crecen un poco en el horno (ya os dije que usé el cortador de donuts).


Aquí no estaban colocados todavía, eh?

* Los metemos en el horno y en cuestión de 15 minutillos o un poquito más, los tendremos listos.



* Los sacamos, los dejamos enfriar sobre una rejilla y cuando estén fríos los rebozamos en azúcar glas al gusto.




ÑAMI, ÑAMI, ÑAMI!!!!





No hay comentarios:

Publicar un comentario