Páginas

sábado, 25 de marzo de 2017

Mi #cocidoday 2017


Esta impresión lleva en mi nevera dos semanas, lo curioso es que nadie la ha quitado. A lo mejor es que está ahí para recordarme que subí fotos pero poco más y que debía dedicarle una entrada aunque no fuese receta, a mi primer cocido day en Galicia.

Creo que me enteré del primero que se celebró hace cuatro años, porque lo sigo, ya sabéis que todo lo que huela a Galicia me llama poderosamente, la sangre tira y la mía es 100x100 gallega.

Llegué a Santiago el día 10 de marzo con un tiempazo más que veraniego, pero como estamos en época de cambios, el día 11 amaneció pasado por agua, pero... ¿Quién dijo miedo?

El verano pasado ya tuve la suerte de pasearme por los maravillosos jardines del Pazo de Rubianes en Villagarcía de Arosa , tenía que ir a verlo sí o sí porque soy una enamorada de las camelias y porque mis amigos no paraban de hablarme tanto del lugar como de las personas encargadas de tenerlo tan maravillosamente cuidado. Una cosa lleva a la otra y llegó la invitación para compartir con ellos este día.

El cocido ofrecido por el pazo fue elaborado por el Restaurante Ríos O Freixo. El restaurante está en O Freixo, he leído en algún blog que en Noia pero no es así (no pude rectificarlo en un comentario porque se me fue la olla con otras cosas y luego no era capaz de acordarme donde lo vi). O Freixo es mi segunda casa, el lugar donde voy a perderme en cuanto tengo algún día en el que puedo escapar de la ciudad, un pueblo de pescadores libre del "cuquismo" de las zonas veraniegas por excelencia, un ambiente que no va conmigo (me refiero al cuquismo). Y de repente te encuentras con un Restaurante como Ríos o Freixo y te quedas descuadrado con su aspecto impecable, sus vistas a la ría y el buen hacer de mi amigo Fernando Fernández Ríos y todo su equipo.

El día del cocido me fui con Fernando y con las potas hacia Villagarcía, como véis el tiempo era de todo menos soleado



Nos recibieron con un magnífico paseo por los jardines, que esta vez si que estaban plagados de camelias, y yo babeando como podréis suponer.






También visitaron la parte baja del Pazo, esta vez ya no entré porque ya lo conocía, y me quedé fuera. Ahí conocí a Frenchi Ouviña de Galicia Mola que estaba con un montón de blogueros que acudieron al evento.



Vinito de cortesía en la bodega





Y a zamparse el cocido tocaba


Regado con un buen vino del Pazo de Rubianes, porque no solo tienen camelias.
Unas filloas y rosquillas de postre y unos licores también del pazo.

Y por si alguien piensa que la fiesta y el cachondeo sólo gustan en el sur, he de decir que en Galicia también nos mola, y como muestra un botón...




Galicia Mola mazo
El cocido mola mazo

Gracias a los chicos del
Pazo de Rubianes por la invitación


No hay comentarios:

Publicar un comentario