Páginas

lunes, 15 de enero de 2018

Risotto de gambas



Vamos a ver si cogemos ritmo y vamos subiendo entradas, que me vence la pereza a veces. Los risottos se hacen rápido y admiten muchas variantes, ayer hice uno con gambas y queda muy resultón.

Ingredientes:
- 410 gr. de arroz (siempre hago una tacita de las de café por persona y esto es lo que pesaba son cuatro tacitas). En esta ocasión usé arroz redondo, no del especial para risottos , arborio  o carnaroli.
- 500 gr. de gambas, pesadas enteras, aunque se pueden echar más que no pasa nada. Es preferible usar gambas buenas y no las que venden congeladas y peladas porque tienen muchísima agua y el sabor no es muy rico.
- 2 tazas y media de caldo de pescado por cada taza de arroz
- 1 cebolla grandecita
- 1 vaso de vino blanco
- 70 gr. de mantequilla
- Queso parmesano al gusto, más o menos unos 70 gr. pero si os gusta que sepa más a queso podéis aumentar la cantidad. (yo usé un poquito de queso manchego porque uno de mis chicos no soporta el queso y el parmesano sabe demasiado)
- Perejil

Elaboración:
* Calentamos aceite de oliva en una cazuela, suficiente aceite para que cubra el fondo.
* Echamos la cebolla bien picadita a dorar, cuidando de que no se queme


* Una vez dorada la cebolla añadimos las gambas peladas y las hacemos un poquito por ambos lados.



* Agregamos el vaso de vino blanco y dejamos que evapore
* Echamos el arroz y lo sofreimos un rato, hasta que veamos que está todo bien impregnado con el aceite


* Vamos añadiendo el caldo de pescado que ha de estar caliente a razón de dos tazas más o menos cada vez. Cuando vaya quedando poco, añadimos más. No os olvidéis de la sal.


* Una vez añadido todo el caldo y cuando lo haya absorbido el arroz probamos si está hecho y el punto de sal por si hay que rectificar y lo apartamos del fuego.
* Añadimos la mantequilla y el queso parmesano y removemos para que se integre todo bien. Espolvoreamos con perejil picado. Un minuto de reposo tapado y,  a comer...





(NOTA: Lo ideal es hacer un buen caldo de pescado, como siempre, pero si no hay tiempo, podéis ir echando en una cazuela las cabezas y cáscaras de las gambas y les dais un hervor para salir del paso, o podéis tambien diluir una pastilla de caldo de pescado en agua. Aunque donde esté un buen caldo...)

DESEO QUE OS GUSTE!!!

sábado, 13 de enero de 2018

Solomillo de cerdo a la cerveza con champiñones



Bueno, bueno, bueno, que al final no subo ni una receta, entre unas cosas y otras no hay tiempo para nada, pero como esta me la pidió una amiga la dejo aquí anotada y así no se pierde.

Tampoco quiero dejar de desearos un muy feliz año a todos, ya que es el primer día de este 2018 que asomo el hocico por estos lares.

Tenía muchas ganas de hacer un guisote para estrenar la cocotte que me trajeron los magos de Oriente y comprobar que esa fama que tiene es justificada y justifica así mismo ese precio desorbitado y he de decir que es todo real, para empezar no se me pegó la carne cuando la puse a dorar y eso ya me dijo la primera buena calidad de esta cazuela. Y no me extiendo que ya sabéis que me gusta ir al grano.

Ingredientes:
- 3 solomillos de cerdo
- 1 cebolla grande y, si tenéis, dos cebollitas francesas
- 3 cucharadas de tomate frito casero
- Mostaza (para untar los solomillos)
- Una botella de cerveza de 1/3
- Orégano al gusto
- Un cubito de caldo de carne o de pollo
- Champiñones (la cantidad que queráis, yo usé dos bandejas de champiñones enteros)
- Mantequilla para rehogar

Elaboración:
* Echáis aceite de oliva virgen en el fondo de la cazuela (no os quedéis cortos ni os paséis)
* Calentamos a temperatura alta y doramos los solomillos de cerdo por todos lados para sellarlos.
* Bajamos el fuego (más o menos a la mitad de potencia) y añadimos la cebolla+cebollita muy picada.
* Cuando la cebolla esté doradita, añadimos las tres cucharadas de tomate frito procurando que se mezcle bien.
* Untamos los solomillos con pimienta, les damos la vuelta y los untamos por la parte trasera, añadimos el cubito de caldo el orégano al gusto y la cerveza. Tapamos la cazuela y dejamos que se vaya haciendo, dando de vez en cuando la vuelta a la carne

* Limpiamos los champiñones y los cortamos en cuatro trozos.
* Ponemos mantequilla en una sartén, suficiente para que cubra el fondo. Cuando esté caliente, añadimos los champiñones cortados y rehogamos hasta que estén doraditos, añadiendo un poquito de sal.

* Cuando los champiñones estén listos los incorporamos a la cazuela y dejamos al fuego unos 10 minutos más.
* Yo no tuve que añadir nada de sal pero,  probadlo por si a vosotros os resulta un poco soso
* Sacamos la carne y la dejamos enfriar para poder cortarla sin problemas, ya que si lo hacemos en caliente se desmenuza.


* Una vez cortada o bien la colocáis sobre una fuente y después le ponéis la salsa por encima muy caliente o lo que yo hago, y es que vuelvo a introducir la carne en la cazuela para que se impregnen bien los trozos de la salsita.



ESPERO QUE OS GUSTE