Páginas

lunes, 23 de septiembre de 2013

Fabada

Ya se que muchos pensaréis que estoy loca por proponer ya una fabada... Con el calor que hace!!! ja ja ja ja. Pero la verdad es que los platos de cuchara se echan ya un poquito de menos, así que yo ya la he hecho y hemos sobrevivido todos nosotros.

Ingredientes:
- 1/2 kg. de "fabes" asturianas. (Son unas alubias blancas, secas y extrafinas)
- 2 o 3 hebras de azafrán
- Compango:   - 100 gr. de panceta
                       - 2 morcillas asturianas secas, curadas al humo
                       - 2 chorizos asturianos, curados al humo, si es de roble, más ricos
- 1 dl. de aceite de oliva
- Sal si se necesita, así que tendréis que probarla antes.

Elaboración:
- Las fabes las pondremos a remojo la noche anterior, en agua fria.
- La panceta también la pondremos a remojo en agua templada.
- Los chorizo y las morcillas las lavaremos con agua para que pierdan el sabor del ahumado.

- Ponemos las fabes en una cacerola baja y las cubrimos con agua fría, de manera que cubra como unos dos deditos por encima. Llevamos a ebullición con la cacerola destapada y espumamos.(Yo las dejo hervir tres veces y les retiro todo el agua. Las vuelvo a poner a hervir, cada vez con agua fria... Muchos expertos aconsejan "asustarlas", es decir, romperles tres veces el hervor, añadiendo agua fría a la cazuela)
- En una sartén templamos el aceite y lo añadimos a la cazuela, así como el azafrán desleído (yo muchas veces lo uso molido y lo añado directamente, por comodidad)
- Añadimos la panceta, procurando que quede en el fondo y hervimos unos cinco minutos con la cacerola tapada. (Volvemos a espumar, es decir a quitar la grasilla que sube al borde del agua)
- Añadimos los chorizos y morcillas y a los cinco minutos volvemos a espumar.
- No introduciremos ninguna cuchara ni utensilio de cocina para evitar romper las fabes.
- Dejamos cocer a fuego lento con la cacerola tapada por espacio de 2/3 horas. Estaremos pendientes de si hace falta añadirles un poco más de agua. Y si es necesario, añadimos sal al gusto.
- De vez en cuando es conveniente mover la cazuela, asiéndola por las asas, para evitar que se nos peguen al fondo.
- Si vemos que nos quedan muy claras, machacaremos unas pocas fabes, las añadimos a la cazuela y damos un hervor rápido, para que ligue bien con el caldo total.
- Una vez, hechas, retiramos del fuego y las dejamos reposar una media hora.


Buen provecho!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario