Páginas

lunes, 16 de septiembre de 2013

Tipos de harina y usos culinarios


Siempre, o casi siempre, que nos enfrentamos a una receta de cocina y/o repostería en la que uno de los ingredientes es la harina, o no nos especifican nada más, o nos pone qué tipo de harina es el aconsejable. No hay que hacer oídos sordos, porque muchas veces el éxito o el fracaso del resultado final, dependen de que usemos exactamente lo que nos piden, ya que hay pequeñas variaciones de una a otra, pero que son vitales para conseguir la textura deseada en lo que estamos haciendo.

Todas las harinas surgen de moler semillas de cereales, la más común en la harina de trigo, que es la que más usualmente se usa en nuestras casas, pero tenemos muchas otras harinas: de maiz, de centeno, de avena, de arroz, etc...
Cuanto más gluten tenga la harina, mayor fuerza tendrá, y encontramos tres variaciones en el mercado:



HARINA DE FUERZA 

Al ser la harina más fuerte, es la que mayor contenido en gluten contiene (entre un 11,5% y un 13,05%). Esta harina absorbe gran cantidad de agua, y consigue unas masas elásticas, lo que la hacen ideal para elaboración de panes, o masas de panadería que deban fermentar, como por ejemplo un Roscón.

HARINA DE MEDIA FUERZA
Este tipo de harina contiene menos gluten (entre un 10% y un 11,5% por cada 100 gr.). Sería perfecta para elaborar bollos, como las medias noches, empanadas, masas de hojaldre, etc... Se de algunas personas que mezclan harina de fuerza con floja para obtener una harina un poco rebajada, supongo que les dará resultado, no?.

HARINA DE REPOSTERÍA O FLOJA


Ésta contiene hasta un 10% de proteínas cada 100 gr. La masa obtenida con ella es ideal para hornear dulces que deban resultar blanditos, como los bizcochos, magdalenas, buñuelos, muffins, etc.

En los paquetes de harina, no obstante, podemos ver la proporción de gluten que contiene la harina, por si nos surgen dudas al respecto.

HARINA LEUDANTE

Es un preparado de harina con la levadura incorporada, que se puede utilizar para hacer bizcochos, magdalenas, etc... sin tener que preocuparnos de añadir la levadura.







6 comentarios:

  1. Que interesante... siempre me pregunte lo de la harina floja y fuerte! Ahora ya lo se. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno es saber que lo que haces, vale para algo... Besos Paul

      Eliminar
  2. Gracias por el artículo muy interesante, yo también tenía dudas de una y de otra. Cuándo utilizarlas, etc. Me ha encantado. Un besazo.

    ResponderEliminar